La historia que se esconde tras la portada del Bringing It All Back Home



El pasado mes de marzo fue el 50 aniversario del icónico quinto álbum de estudio de Bob Dylan, Bringing It All Back Home. Álbum que pasaría a la historia por tener las primeras grabaciones eléctricas de los celebres singles "Subterranean Homesick Blues" y "Maggie's Farm".

La portada del álbum es una misteriosa foto tomada por Daniel Kramer en la que Dylan aparece en primer plano acariciando un gato gris, detrás, una mujer con un traje rojo se reclina en un diván, mientras sostiene un cigarro en su mano derecha.

Como parte de toda la parafernalia promocional que anticipa el lanzamiento del próximo Bootleg, The Cutting Edge, Bob Egan ha realizado este mini documental sobre cómo se tomó la intrigante fotografía.

Kramer tomó la foto en el piso de Albert Grossman que vivía en Bearsville, una ciudad de Woodstock, en el estado de Nueva York. Kramer explica en el documental que hizo diez disparos para la foto ese día. Al igual que cuenta que finalmente, solo en uno el gato miraba a la cámara y ese fue el elegido para la portada.

El efecto remolino alrededor de la imagen quería representar el mundo girando, así como giran los discos, según cuenta Kramer en el vídeo. El fotógrafo también cuenta detalles de la foto como que fue idea de Dylan poner el Another Side of Bob Dylan, su disco anterior detrás de la mujer, aunque no desvela la razón.


Javier Ortiz

Soy emprendedor en sextaplanta.com, una agencia digital en turismo y activista en Habitación61.com, blog sobre estrategia digital. Entusiasta de los blogs y de la música, por eso escribo en Dylanitas. Malagueño y padre de 3.